conócenos


Parte del encanto reside en la barra
Parte del encanto reside en la barra

Creemos que una buena manera de conocernos es leyendo algunos fragmentos de lo que han escrito sobre nosotros;  a continuación una pequeña selección:

Un siglo de historia

"Uno de los últimos reductos para la bohemia en Pamplona cumple un siglo. El Café Roch ha sobrevivido a modas y tendencias y se prepara para el segundo cambio de centuria de su historia, asomado al mismo rincón de la calle Comedias donde en 1898, un catalán de Tortosa, cornetín en la guerra carlista, decidió acompañar la tertulia de los pamploneses con ron y café.

Eran las dos únicas bebidas que ofertaba el local, que hoy conserva el mobiliario y las dimensiones del que inaugurase su propietario original. Eurgenio Roch, que así se llamaba, adquirió experiencia en varios cafés de Pamplona hasta que se lanzó a la aventura empresarial. Antes se había casado con una mujer del caserío Ubiría de Lesaka, con la que tuvo siete hijos, con tres de los cuales emigró a México en las primeras décadas de este siglo.

Los otros cuatro, Pablo, Pascuala, Cominica y Gabino, continuaron el negocio hasta que, exceptuando a Gabino, fallecido en los años 60, todos murieron en 1984 en un intervalo de apenas seis meses. Ese año, tres jóvenes de unos 24 años adquirieron el local."

Diario de Noticias, 11 de enero de 1998


Los fritos

"...Uno de los productos más famosos del Café Roch son actualmente sus fritos: de pimiento, de roquefort, de jamón y queso, de anchoa... Sin embargo, su aparición en la barra del Café Roch es relativamente reciente, puesto que empezaron a elaborarse mediados los años 70..."

Diario de Noticias, 11 de enero de 1998


"...La receta de los famosos fritos, inventada por una de las chicas que trabajaban en la cocina a principios de siglo, fue celosamente mantenida en secreto por los hijos del fundador, Pablo, Pascuala y Donimina Roch.
Los tres hermanos, que despreciaban los inventos modernos tales como la batidora, permanecían hasta bien avanzada la madrugada preparando a mano la bechamel que serviría para preparar los deliciosos fritos del día siguiente..."

Navarra Industrial, 1988


Personajes y tertulias

"...A lo largo de su historia, has sido muchos los personajes que se han acercado al Roch en busca de café, tertulia y en ciertos casos, contagiarse de aires de bohemia. Entre ellos se encuentra el omnipresente Ernest Hemingway o el periodista británico Osborne.
Sin embargo, los que verdaderamente dotaron de vida al local fueron los pamploneses de cada época. En los últimos tiempos, ha sido habitual en las tertulias que se formaban cada tarde la llamada "escuela de Pamplona", que agrupaba a pintores como Azketa o Salaberri.
Hoy día, el locas sigue siendo punto obligado de reunión para actores o músicos que vienen a Pamplona, y no menos habituales son los turistas extranjeros que quieren captar el auténtico sabor de la vieja Iruña. Buena culpa del prestigio del Roch la tiene su aparición en diversas guías turísticas, como el Trotamundos, la editada por El País o varias publicadas en Estados Unidos..."

Diario de Noticias, 11 de enero de 1998


Los calendarios del "Roch"

Desde 1986, con el comienzo del nuevo año, el Café Roch sorprende a sus clientes con un pequeño calendario que a buen seguro, con el paso del tiempo contribuirá a escribir nuevas líneas de la historia del café.



"Uno de los últimos reductos para la bohemia en Pamplona cumple un siglo. El Café Roch ha sobrevivido a modas y tendencias y se prepara para el segundo cambio de centuria de su historia, asomado al mismo rincón de la calle Comedias donde en 1898, un catalán de Tortosa, cornetín en la guerra carlista, decidió acompañar la tertulia de los pamploneses con ron y café.